domingo, 13 de agosto de 2017

EN CLAVE DE TANGO...

Respondo una vez más, y en forma simultánea, a varios llamados en mi cotidiano vivir...

No me sorprenden los desafíos que han constituido siempre, inyecciones vitales que han oxigenado mi ya largo vivir, y que ahora ocupan mi atención, para que yo responda con la pasión que suelo incorporar en ellos..., al no poder detenerme...

De ese modo he podido lograr una profusa producción escrita en la que han predominado constantemente, los títulos escritos y no editados todavía, frente a aquellos que ya han visto la luz de la publicación emancipándose de mí...

Aunque no me corresponda calificarlos dado que es una legítima facultad de los lectores, me atrevo a señalar que en mi modesta opinión, los títulos que esperan turno y "están en lista de espera en la sala editorial":

los ensayos: diez tomos de mis "Misceláneas del Alma"; "Memorias y Sueños"; "Canto a mis dos madres"; "Un análisis de memoria"; "Un duende en el tejado"; "Sidasocial"; "El mundo que hemos hecho"; "Por las calles de la vida"

las novelas: "Un insoportable desatino"; "Murmullos en el mar"; "Lenguas de fuego"; "Almas en conflicto" 
los títulos que mantengo en proceso: la novelas: en coproducción: "Kaleo"; "Un bohemio en la transición"; el ensayo: "Microrrelatos del Alma", y mi actual intento comenzado el 27/7/2017 que no será el último, la novela: "En clave de tango". 

Producción escrita que con singular ansiedad custodio en los archivos del "taller de mi alma", contienen quizás, lo más valioso que la Causalidad me ha dictado con su permanente inspiración, y en los cuales he incorporado lo que he podido, a partir de la rigurosa observancia de la realidad, ante la que he vivido comprometido e involucrado desde mi trinchera y el ring en el que lucho sin pausas...

"En clave de tango" me expreso en general, cantando, sí cantando, como lo he hecho siempre desde niño, ofreciéndole un agradecido canto a la vida, a las esperanzas, al despertar renovador de la existencia...





martes, 8 de agosto de 2017

APRENDÍ A PLANCHAR LOS PERGAMINOS DEL TIEMPO....

En mi larga trayectoria aplicada a la producción escrita, he llegado a registrar: 

"Siempre pude dar vuelta las hojas marchitas de mi existencia con reconfortante facilidad, lo cual no significa que no mire mi pasado, y no sienta nostalgias por cosas y hábitos que se han esfumado de mi acontecer...

No me pesa la edad. Tengo ya muchos años, y aunque muchos no lo crean, un niño juega todavía dentro de mí, deseoso de encontrar a otro para jugar con la pelota de trapo, con las bolitas, con los trompos, los jugadores de plomo, las figuritas, o con el balero...

Solamente la "globa" ha perdurado a través del tiempo, y también con ella necesito seguir haciendo malabares, como lo hacía desde niño, si pudiera...

Pero nunca me he salteado etapas en mi vida...

Sé también que pasé un día sin darme cuenta, de joven a hombre, como quien deja una tarde una ribera, cruza un puente, y retorna al anochecer con una experiencia que me esmeré en procesar sin engaños, sin hacerme trampas, y también, sin falsas ostentaciones que jamás fueron necesarias en mi existencia...

Tuve una vida en la que el amor me marcó, y la inmediatez no me atropelló porque se lo impedí.

Y hoy, casi un viejo pero por fuera, pero muy fresco por dentro, mis sueños irrenunciables me planchan los pergaminos del tiempo...

En mi largo peregrinar por la vida y por los renglones en los que fui volcando peripecias de mi existencia, he registrado los ecos de mi corazón, con el motor siempre encendido de mis ansiedades...

¡Qué feliz sería, si pudiera..., seguir estando donde estén mis seres más queridos, aunque me hayan pedido la vida...! 

¡Ah, si yo pudiera seguirlos como si fuera un duende...!

¡Lo haría, claro que lo haría, si pudiera...!

Voy dejando atrás muchos atardeceres, pero tengo la certeza de que no ha llegado todavía, el atardecer final de mi vida, puesto que vivo oponiéndome a que sus sombras me atrapen...

Y mientras así lo sienta, comprobaré que estoy vivo, atado a la vida, peleando por tantas cosas que no estoy dispuesto a silenciar, ni a dejarme doblegar...

Por eso, nada más que por eso, me tranquiliza saber que si algún día me llaman a un destino sin retorno, igualmente me encontrarán en los renglones que dejé escritos, donde me encontrarán con vida, para seguir dándome sin reservas, con todo aquello que las circunstancias puedan impedirme..."


viernes, 4 de agosto de 2017

LA FRANJA PERVERSA DE LA DECLINACIÓN...

Desde temprana edad y me congratulo por ello, he tenido la responsable inclinación de analizar con rigor, la realidad que se ha manifestado en el acontecer de mis días, en mi tierra y allá por donde las circunstancias de la vida me han llevado cruzando fronteras...

Y siempre, siempre..., he sentido necesidad de emitir opinión, y en coherencia con ello, vivir comprometido y al hacerlo, involucrarme como he podido de acuerdo con mi naturaleza...

Jamás he procurado otro propósito, que no sea el de compartir y fundamentar mis opiniones, dando por descontado que nunca ha estado en mí convencer de nada a nadie que con legítimo derecho haga de su existencia lo que desee, pero que con los límites y los respetos debidos, no me he permitido silencios ni prescindencias, como tampoco cobardes complicidades, cuando ha estado en juego la libertad, condición esencial para la dignidad...

Nunca busqué protagonismo alguno, es más, soy defensor del concepto: "perfil bajo y trabajo profundo...", sesgo rector que he aplicado en todos mis intentos...

Y si algún espacio he podido abrir en mi vida, ha sido producto de mis ansias permanentes por levantar vuelo en aras de la superación, abonando siempre el alto precio de las entregas sin pausas ante todo llamado que me ha convocado, con sacrificios, desde el dolor, desde la sencillez, desde las rendijas que le he abierto a mi alma, para que penetraran en mí los resplandores de la Verdad del amor, y amar porque sí, sin cálculos mezquinos, hasta el desprendimiento si es preciso, olvidándome de mí, del peligroso "yo" que le da la espalda al "nosotros", cuando los seres ingresan en la franja perversa de la declinación...

Mi cotidiano vivir en los tantos presentes ya vividos, y los que deseo tener hacia adelante como desafíos, han sido y serán, testimonios de la coherencia que no se apartará de mí..., para continuar un batallar contra las sombras que ahogan las esperanzas...



martes, 1 de agosto de 2017

EL CORAJE DE ANDAR POR CAMINOS NUEVOS E ILUMINADOS...

Hoy procuro compartir a los" pocos seguidores" y a los "muchos que me honran" deteniéndose en este blog que se comunican conmigo de los modos más diversos, las últimas expresiones que volcó el tertuliano de turno, que en la anterior entrada difundí, como parte de algunos aportes contenidos en la publicación de mi última novela: "OCULTOS EN LAS SOMBRAS"

Insisto en este intento, porque también en esos contenidos se detuvo el académico presentador y lo dejó especialmente señalado, cuando preparaba su discurso: 

"Procura, Sofía, la ternura de tu corazón, y aprovecha la fibra que se mezcló con tu sangre.

Arma tu vida con una conducta de coraje, porque mucho la necesitarás.

Sólo dispondrás de tu presente en cada momento de tu vida.

No lo derroches yendo ciegamente detrás de tonterías, ni siguiendo al rebaño por donde todos van...

Conserva y acrecienta tu riqueza interior que es y será, en definitiva, la única que le importará a tu destino.

Valora a tus semejantes más que a ti misma y tendrás la recompensa de vivir con un sentido superior.

Escruta la Verdad, Sofía, no permitas que te confundan los espejismos.

No te quedes con lo percibido en la primera mirada.

Intenta siempre ver lo que está más allá de la percepción de los sentidos, para que no te envuelvan las vanas apariencias...

Esmérate en ser tú misma, sin que nadie comande tu existencia.

Abre tus propios senderos con el coraje de andar por caminos nuevos e iluminados.

Di siempre un rotundo NO a quienes te inviten a transitar por las sombras.

Y no temas ante quienes se burlen de ti o te calumnien por tus ideas.

Hazles saber que tu recompensa será grande, porque has resuelto ser, tú misma, obrera del amor..."