domingo, 14 de febrero de 2010

Dándole voz a los que sumen en el silencio...

De: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")

-Es así, de algún modo lo intentamos al luchar por la dignidad del hombre, alzando la voz contra la violencia, contra las injusticias, contra las prepotencias, dándoles voz a los que se sumen en el silencio, acobardados ante tantas malditas desigualdades...
-Te digo, Enio, estoy harto y tantas veces hetenido que repetirme por ello en mis libros porque siento que me sigue golpeando la cruda realidad de tantas cosas que no acepto y no debo silenciar, al menos denunciándolos creo que cumplo un rol, contribuyendo al despertar de la gente ante tantas adversidades, tantas injusticias, tantos pueblos castigados infamemente, sin oportunidades, hambrientos, olvidados...

martes, 9 de febrero de 2010

Siempre en contacto con el llano...

De: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")
-Mira, Enio, eso me confirma una vez más, que si se nos ha dotado de una dosis intelectual generosa, tenemos la obligación de estar siempre en contacto con el llano, al nivel de los pueblos, para explicarles a nuestros semejantes esta cruda realidad que nos toca vivir, sin matices políticos interesados que suelen estar inyectados de manipulación y electoralismo.
Ese debería ser uno de nuestros roles comprometidos.
No hay que cambiar las cosas de su lugar esencial, la gente, los más, son lo primero.

Sin complicidad con los atropellos...

De: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")

...Primero están mis convicciones, lo que han pagado con tremendos sacrificios mis antecesores, el sufrimiento de tanta gente postergada.

Y si los que tenemos la seguridad en la firmeza de una verdad, con el coraje de intentarlo, no podemos ni debemos refugiarnos en una prescindencia que al final es una complicidad con los atropellos...

sábado, 6 de febrero de 2010

Ponerle coto a tan salvaje maldad...

De: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")
- Y todavía me has comentado-intervino Eva-, que hay en esas condiciones millones de personas explotadas como esclavos, en servidumbres por deudas, la mayoría en Asia, en el Pacífico, y ni qué hablar en el continente africano.
-Sí- dijo Enio-, africanos negros hijos de esclavos capturados por los moros en Mauritania, Níger, Chad y Sudán, árabes bereberes que dieron su nombre al país y todavía lo dominan, que se consideran dueños de sus vidas, salvajemente explotados, que deben pedir permiso para todo, hasta para casarse y tienen que aceptar que sus hijos puedan ser regalados, que trabajan sin salario en lo que sea y las mujeres, las que más trabajan, las más explotadas, son también golpeadas y violadas cuando se les antoja...
-La esclavitud como has dicho- agregó Eva-, no sólo es una cosa terrible del pasado, está ocurriendo hoy y ante ello, no veo que los gobiernos, que los G 20 ni nadie, hagan algo por impedirlo, por ponerle coto a tan salvaje maldad.
-...De lo contrario, no sé que será de esas nuevas generaciones. Pero al menos yo no me cruzaré de brazos ni me silenciaré.
Muchos silencios les han facilitado a tantos apoderarse de vidas ajenas, que al menos conmigo no tendrán a su disposición esa complicidad...

martes, 2 de febrero de 2010

Traficantes y mercaderes miserables...

De: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")

-Volviendo al tema de la esclavitud-expresó Enio-, hoy leí algo sobre ello que nos afecta desde antiguo, sobre mujeres trabajando como esclavas hasta la extenuación en la recolección de arroz, mujeres en las minas, castigadas por permitirse una pausa, obligadas a servicios sexuales por sus cobrardes explotadores, y también, sobre los 218 millones de niños trabajantdo en el mundo, hambrientos, sin colegio, con su niñez ignorada salvajemente en manos de traficantes y mercaderes- y les comentó algo más de lo que había leído:
"Nací siendo esclavo. Mi padre estaba endeudado con el dueño de una mina y se forzaba a toda la familia a trabajar dieciséis horas diarias con poca comida y bebiendo agua de los charcos que formaba la lluvia"- y esto ocurría a cuarenta kilómetros de Nueva Delhi, la capital de la India, y por una deuda miserable de € 300.-

lunes, 1 de febrero de 2010

Conductas letales para la humanidad...

de: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")
Hoy están ocurriendo cosas terribles en este mundo enfermo.
¿O no es casi un genocidio lo que ocurre ante los olvidos que presencian indiferentes el exterminio de millones de personas hambrientas en el mundo, mientras los gobiernos salen apresurados al salvataje del sistema financiero, de los poderosos como siempre, en este tiempo de crisis global por la insensatez de no preverla?
Es una verdad por la que siempre hemos intentado, también, poner nuestro granito de arena para clarificar esas conductas letales para la humanidad...

Peregrinando una proclama...

de: "Vers l´espoir..." ("Hacia la esperanza...")
Para defendernos del poder con sus diferentes ropajes, de la saña de su insensiblidad.
Recorremos semejantes senderos peregrinando una proclama, cada uno a su modo, pero portadores de una llama de esperanza por el hombre, por los que no tienen voz, por los seres sin luz en este presente que los cubre de sombras, a muchos por las injusticias y los olvidos, y a otros porque allí cobijan su maldad, puesto que nunca se acercan a la claridad para no ser descubiertos.
Se ocultan, viven embarrados en el mal para explotar impúnemente a las víctimas de sus barbaries.
Son los que se esconden detrás de las democracias formales, de las democracias feudatarias, ¡qué hipocresía!, porque se aprovechan de ellas y no hacen más que traicionarlas al imponer sus afrentas.
Son los poderosos, los que poseen las mayores riquezas, los que despojan a los pobres para ser cada vez más ricos, los usureros de siempre y sus cómplices, dado que nunca actúan en soledad.
Son los Maddoff que aún andan por ahí propiciando estafas financieras haciéndoles trampas a los excesivamente ambiciosos y nada inocentes, que ponen por delante el dinero por sobre todas las cosas.
Son los poderosos que están detrás del poder, o delante de él, para llevar adelante los conflictos, las guerras, las ventas de armamentos con sus mercaderes sembrando la muerte por zonas conflictivas.
Son también los dueño de los medios de información, para manipular sus mentiras que no todos las creemos...